¡Feliz navidad y feliz descanso!

¡Buenas, mis lectores!

Antes que nada, felices fiestas. Esta será seguramente mi penúltima entrada del año y voy a contaros cómo han ido las cosas por mi entorno estos últimos días.

La pasada semana disfruté de unos días sin absolutamente nada de trabajo (por primera vez en años), ya que tanto el manuscrito de mi tesis como el último artículo científico que mandé a una revista están en revisión y sólo tengo que esperar.

Esto me ha servido para volver a jugar a videojuegos con la tranquilidad necesaria. He jugado Batman Arkham Asylum en Steam, sacando todos los trofeos y ahora tengo al 30% Batman Arkham City. La fiebre de DC sigue muy alta. ¡No es para menos! Entre mi afición a la serie Arrow, las partidas que me echo de Injustice 2, el volver a jugar los videojuegos de Batman que desarrolló hace tiempo Rocksteady Studios, el grabar un podcast sobre Batman con buenos amigos de Conocimiento Innecesario y el archivo de Gotham, el leerme tras el podcast (y de tirón, en tres días) todo Batman: Tierra de Nadie y el reciente estreno de Aquaman en los cines, que por cierto me encantó y ya os hablaré de ella, seguramente… se puede decir que ha sido un muy buen año para mí en cuanto a sabor “comiquero”.

aquaman-jason-momoa

La tradicional festividad me ha brindado buena compañía y grandes presentes como el mazo temático de mi facción favorita de Age of Sigmar para Age of Sigmar: Champions, unas zapatillas para andar por casa, una novela de La Herejía de Horus, un pijama de Star Wars (nunca son suficientes), un llavero de Regreso al Futuro (cuando te conocen, es lo que tiene) y las tres ediciones integrales de la serie de cómics Injustice, editada en España por ECC. Sí, ya veis, todo bastante “friki” y acertado.

Estos días estoy algo congestionado, tengo la voz tomada y la nariz algo tapada. No es muy habitual en mí, la verdad, muchos me conocéis y sabéis que visto en manga corta todo el año y que este 2018 todavía no he llevado un abrigo… supongo que algún día de la semana pasada tendría la guardia baja tras mis sobreesfuerzos por finiquitar la revisión de un artículo, pues fueron tres tardes enteras seguidas, durmiendo muy poco por las noches. No obstante, no es nada que un par de sobres de Frenadol no esté solucionando, espero poder grabar mañana dos programas de radio pues voy con algo de retraso con mi Biblioteca de Tizca y tengo pensado grabar y publicar tres podcasts antes de terminar el año.

Mi intención es centrar mi esfuerzo en eso y, el resto del tiempo, leer y jugar relajadamente. Creo que me merezco claramente un descanso tras estos meses, por no decir años, de no parar. Un tiempo que me dé algo de energía para lo que llegará tras el nuevo año: la defensa de mi tesis, el título de doctor y al fin la libertad para reincorporarme al mundo laboral y avanzar en mi terreno personal y profesional. Espero que 2019 sea un año de más cambios en mi vida que el tan irregular y repetitivo 2018. Pero ya se verá.

Espero que estéis pasando unas muy buenas fiestas y que estéis reflexionando ya cómo queréis ser y cómo os queréis ver en 2019.

¡Feliz navidad, lectores!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s