De “Other World” a “Real World”

¡Saludos, mis lectores!

Acabo de terminar de editar un manuscrito para mandar a otra revista científica y todavía ni he cenado. Pero quería escribiros antes de terminar la semana.

En primer lugar, decir que estos días he podido desconectar bastante del trabajo, ya que no he tenido que implementar nada y me he podido dedicar a escribir sobre temas que me gustan, alimentando también algún rato el documento final de mi tesis doctoral, que tiene ya casi unas 80 páginas en limpio.

He estado jugando el evento de Halloween de Guild Wars 2, he estado rememorando por Youtube la saga Silent Hill y he leído bastante. En primer lugar, sigo con los relatos de La Marca de Calth. Pero he leído un par de libros más. Uno de ellos la pequeña novela Space Hulk, de Gav Thorpe, para ambientarme bien y sacar información para el programa especial de Halloween de La Biblioteca de Tizca, que por lo visto quedó muy bien según mi audiencia. El otro libro es La Ciudad Doliente, una antología sobre la historia, el desarrollo y las influencias de la saga Silent Hill, para mi otro especial de Halloween, este de Logro desbloqueado. Incluso he pensado en limpiarle el polvo a la Wii para jugar Shattered Memories junto a mi novia, con una mantita y abrazaditos.

487c39fbda812890a03965ba5f6a0fdf

Uno de los títulos más divertidos de la saga, aunque habitualmente ignorado.

Y es que me da lástima que haya terminado octubre, el mes que más disfruto. ¡Incluso pudimos celebrar la Noche de Difuntos de forma improvisada! Mi novia ha tenido unos diez días de fiesta y el 31, cuando terminé mi sesión intensiva de escritura (esta semana más radiofónica que laboral), nos escapamos a comprar algo de “pica-pica” y una buena cantidad de golosinas para irnos los tres (mi novia, su hija y yo) a una casa tranquila que tienen los padres de mi novia en el pueblo de Santa Coloma de Farners, a 20 minutos de Girona. Vimos un trozo de película mientras hacíamos la cena y nos la zampábamos, luego jugamos una partida de Atmosfear (hacía como 4 años que no lo jugaba) y tras ganar al Guardián terminamos de ver la película. Tras la tan improvisada como satisfactoria velada, nos quitamos los disfraces y a dormir.

atmosfear-adrenalina-a-tope

En cuanto a las ferias de Girona, pues al final he ido incluso más veces de las que esperaba. He subido a algunas atracciones, he paseado bastante, he visto un par de conciertos e incluso pudimos reunirnos con todo mi grupo de colegas (algo que ocurre escasa veces al año). Esa noche en particular fue divertida, porque nos cruzamos con una exnovia mía y el momento fue tan divertido como incómodo. Divertido para mí, porque siempre me resultan cómicas las reacciones de mis exparejas al cruzarnos. Desafortunadamente, la mayoría no terminaron bien conmigo y parece que siempre les cuesta actuar con normalidad. Ésta en particular, por lo visto ha pasado de cortare el diálogo lo antes posible y largarse (normalmente en dirección contraria a la que iba, teniendo que recular luego cuando ya no estoy) a sobreactuar con euforia con todos los del grupo (incluso con otro exnovio suyo) negando mi existencia y presencia, hasta que su rostro palidece y efectivamente se larga para luego volverla a encontrar andando en dirección hacia donde estamos nosotros (cuanto menos, es divertido ver como de la misma inseguridad e incomodidad, la gente se olvida de hacia dónde se dirigía). Quizás soy más consciente que muchos respecto a que Girona es un pueblo, que en el mundo es normal que grupos de personas terminen siendo cercanos por un lado u otro mediante relaciones intermedias y que no merece la pena tener que poner mala cara a nadie ya que eso termina por causar incomodidad a gente que ni siquiera tiene nada que ver con esas antiguas relaciones. También podría ser que como yo soy mucho más práctico y mecánico con estas cosas, lo sepa gestionar mejor. Es natural que un encuentro así te pueda sorprender, incluso que te pille con la guardia baja, pero no es tan difícil esforzarse por normalizarlo y, de paso y si es necesario, subir otro escalón en la cuesta de la superación. No logro entender de qué sirve hacer como que un problema no existe, pese a las veces que te has tropezado (y te tropezarás) con el mismo… pero bueno, cada maestrillo tiene su librillo.

Este fin de semana lo termino ordenando todo para que la vuelta al ruedo de mañana sea lo más suave posible. Seguir con el manuscrito de la tesis, volver al gimnasio, escuchar todos los “podcasts” que tengo pendientes, seguir jugando a Resonance of Fate donde lo dejé hace dos semanas y tratar de retomar la pintura de miniaturas, pues las navidades no están tan lejos y auguro un aumento de mi censo de miniaturas por montar y pintar. ¡Qué pinta más rara pero auténtica tiene Blackstone Fortress! Aún estoy hablando con mi novia si lo compraremos o no… Vosotros seréis de los primeros en saberlo, por mi blog o por mi cuenta de Instagram.

BlackstonePreOrderPreview-Nov4-BlackstoneBoxContents20tg.jpg

El contenido, ya revelado, de Blackstone Fortress, el Warhammer Quest de Warhammer 40,000.

Os deseo a todos una feliz entrada al mes de noviembre y que lo que queda de año os sea ligero. ¡Tomad notas! En menos de dos meses se pueden empezar a crear listas de nuevos propósitos (o en mi caso mejoras) para 2019.

¡Hasta pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s