#notimetorest

¡Saludos, mis lectores!

De forma muy atropellada, escribo esta publicación para seguir manteniendo un buen ritmo en el blog, ya que este año mis estadísticas de visitas y lectores están por las nubes (en un sólo año he recibido más que todos los siete anteriores juntos, duplicando los ya en su momento excelentes números de 2017).

En primer lugar, decir que son las fiestas de mi pueblo, Girona. Así que ya han montado las ferias con sus atracciones, sus barracas y sus conciertos. Viernes mismo, en la inauguración de las fiestas, ya fui con mi novia y su hija a las ferias y me gustó el ambiente. Aunque el clima no acompaña mucho, pues día sí día no llueve… pero eso ocurre con frecuencia en las ferias, pues son a finales de octubre, el auténtico final del verano.

Este fin de semana ha pasado tan rápido que ni lo he visto. Y tengo atrasadas muchas tareas. Para empezar, terminar un guion enorme de un programa de radio para Logro desbloqueado sobre la saga Silent Hill. ¿Podré tenerlo para antes del miércoles? Además de que es casi imposible que se grabe antes de Halloween, ya. Pero es un gran trabajo de documentación y recopilación… así que sea la fecha que sea, lo pienso grabar y publicar como la saga merece. Por otro lado, en La Biblioteca de Tizca trataré el trasfondo del clásico juego de miniaturas Space Hulk, ya tengo un guion de casi 30 páginas con diálogos y dramatización. Espero poder grabarlo mañana por la tarde y subirlo lo antes posible para cumplir el plazo, como prometí a los oyentes.

En cuanto al “hobbie”, lamentablemente me fue imposible asistir a la fiesta de aniversario de la tienda de Games Workshop de Girona. Me fastidió enormemente no poder ir, pero entre recados, asuntos familiares y estado de ánimo… no tuve otra opción… es de esas cosas que me hacen enfadar porque tengo la sensación de que siempre me pierdo las cosas que me hacen ilusión por culpa de querer tener contentos a todos los demás. Cuando luego, a la hora de la verdad, eres tú el que necesita algo o quien tiene apetito de hacer algo con gente y no aparece nadie. Siempre por estas fechas pienso que es la última vez que me pierdo yo algo por los demás… pero es un mal hábito que cuesta dejar.

Ayer al menos pude desconectar un poco y me escapé con mi novia a ver La noche de Halloween al cine, luego a pasear por las ferias y finalmente a disfrutar un concierto en directo de Els amics de les arts. Lo cierto es que el grupo no me gusta, pero a mi novia le apetecía ver el concierto y tampoco fue muy aburrido porque había un ambiente sano y animado. Aparte, para una oportunidad que he tenido de tomar una copa con ella y disfrutar de una fiesta que no tenga lugar entre cuatro paredes, merecía la pena aprovechar.

IMG_5906

Hoy tras limpiar a fondo la casa y comer con la familia, he ayudado a mi hermana con su mudanza. ¡Y adivinad qué! ¡¡¡El ascensor lleva días estropeado!!! Son nada más y nada menos que diez pisos de bajar cajas y subir a por más. Entre todos habremos hecho como 5 viajes cada uno para bajar cosas a los coches y luego en un trayecto las llevamos al nuevo domicilio, donde afortunadamente sí hay ascensor. No me ha afectado en nada que hoy sea festivo en Girona y no haya clase de spinning… no he sudado mucho pero ejercicio he hecho. De sobras para quemar la comida de la tarde.

Ahora he acabado de realizar unos pequeños cambios en un artículo científico que me está costando de colocar en revista, a ver si esta es la buena. Y antes de dedicarme a terminar de leer La ciudad doliente para obtener del libro más información para el especial sobre Silent Hill, me apetecía escribir estas líneas. A veces tengo la sensación de que, al más puro estilo Resident Evil (saga que, por cierto, nunca me ha interesado lo más mínimo), voy grabando la partida de mi vida en mi blog cada pocos días, volcando en ellas todos mis recuerdos más frescos. No porque tema olvidarlos, tengo una memoria de elefante, sino porque me gusta que mantengan su color y temperatura para tal vez en unos años sumergirme de nuevo entre estas líneas y revitalizarlos.

Espero sobrevivir al trabajo que tengo por delante entre hoy y miércoles, y que me impide estar por nada ni nadie más. Sé que se han hecho exitosas partidas de rol en el canal de chat de voz de La Biblioteca de Tizca, pero aún no he podido hablar con los participantes para que me cuenten qué tal la experiencia. Tengo que ver cómo será posible grabar el programa sobre Silent Hill, pero me parece que por diferencias de horarios laborales la cosa va a ser complicada. Tengo que conseguir como sea gente para coincidir en los juegos online que solía frecuentar cuando tenía más tiempo libre… por no hablar de que pronto llegará el “Black Friday” y tengo aun por estrenar la mayor parte de juegos de mesa que conseguí a precio de ganga en el del año pasado.

No hay tiempo para descansar. Tampoco lo hay para aburrirse mucho. Y, cuando no puedo más y sí o sí debo obligarme a descansar entre tarea y tarea, me tumbo en la cama unas horas y escucho Conocimiento Innecesario y Nadie sabe nada, que al menos siempre me hacen reír. Y hacer reír a la gente cuando no se encuentra bien, es un trabajo valioso y poco reconocido.

Seguiré informando desde la cubierta del barco mientras achico con pequeños pero constantes cubos las grandes tareas que inundan mi día a día.

¡Hasta pronto!