Mi opinión de “The Predator” (sin spoilers)

¡Saludos, mis lectores!

Esta semana ya había publicado una entrada contando qué tal me iba todo. Pero como ya os anuncié, me apetece daros mis impresiones sobre la última entrega de la saga Predator, o como se la conoce por estas latitudes, Depredador.

MV5BMjM5MDk2NDIxMF5BMl5BanBnXkFtZTgwNjU5NDk3NTM@._V1_

Antes que nada, debo aclararos que desde los primeros tráileres, creo que ya sabía a lo que me enfrentaba. Digo esto porque por ahora la mayoría de críticas negativas que he escuchado son de gente que, por lo visto, aún tras las secuelas de Indiana Jones, Cazafantasmas, Independence Day e incluso Pacific Rim (que no es una saga tan de culto pero también me sirve de ejemplo para esto), aún esperaban que esta nueva “The Predator” respetase y siguiese el estilo de las películas previas. ¡A pesar de que haga 30 años de la primera! No, yo sabía muy bien que esto iba a ser algo contemporáneo que tratase de introducir la saga de los Yautja al siglo XXI. Algo quizás del estilo de Pesadilla en Elm Street: El Origen. Por el reparto y el tono del último tráiler sabía muy bien que iba a ver una auténtica “macarrada”. Y más viniendo de Shane Black, quien además de estar en la primera película, nos trajo la saga Arma Letal y también más recientemente Iron Man 3.

¡Pero vamos al lío! En primer lugar debo decir que la película tiene un ritmo excelente, que no decae para nada salvo en dos momentos que el guion adereza con chistes tan malos como surrealistas para que el espectador se pregunte qué demonios está viendo y no repare en que la acción se detiene. Así que de ritmo sólo puedo ponerle un excelente.

Este ritmo viene acompañado con buenos efectos especiales que no van a escatimar en sangre y vísceras. Desde los primeros minutos uno se da cuenta de que está ante la entrega más sangrienta de la saga. A veces incluso demasiado sangrienta. Pero nada a lo que uno no esté acostumbrado si ha visto los spin-off de Alien vs Predator, la verdad. Los efectos cumplen en todo momento, aunque quizá si algo flaquea es el nuevo Predator, al que se le marca mucho la animación en CGI. No al nivel de “Doomsday” en Batman v. Superman ni de Tarkin en Star Wars: Rogue One. En mi opinión los efectos cumplen con creces para lo que vamos a ver.

Respecto al casting, debo decir que el variopinto grupito está muy bien trabajado. Los personajes son variados y muy suyos. Te haces con ellos enseguida. Y no sólo porque se use el típico truco de los héroes que se conocen en una taberna (o en un autobús) sino porque realmente se meten de lleno en su personaje. En ese sentido, sí me recuerda al espíritu de la primear donde rápidamente te quedabas tanto con el nombre como con el rol de cada comando del equipo del Mayor Dutch. Quizás el personaje que flojea más es el niño con autismo, pero apenas os acordaréis de él cuando acabe la película. Os quedaréis con los miembros del “Grupo 2”, especialmente con el que os caiga mejor. En mi caso, Nebraska.

1534041365470__KF23667_R

El Grupo 2, como véis listos para enfrentarse a cazadores intergalácticos.

En cuanto a la banda sonora, pues la verdad es que es buena porque recupera casi enteramente la original de 1987, compuesta por Alan Silvestri. En todo momento hay homenajes de todo tipo a las otras películas… cuando aterriza un helicóptero y escuchamos el tema principal de la primera entrega, recordando a la llegada de Dutch a la zona de misión. Y otros momentos en los que la música nos sacará la sonrisilla de complicidad al recordar de qué escena y película fue sacada. Más allá de eso, la banda sonora cumple. Acompaña cuando es necesario y se centra más en la acción que en las estupideces de los protagonistas (cosa que se agradece, la verdad).

Bien… el ritmo es bueno. La banda sonora no está mal. Los efectos especiales cumplen. El casting está muy bien. ¿Cuál es entonces el problema de esta película?

Mi respuesta es que el problema está entre la pantalla de cine y la butaca. ¡Así es! El tipo de espectador. Por lo visto, la mayor parte de la gente no vio los tráileres de la película y no se dieron cuenta de quién es el director. Si se hubiesen dado cuenta de uno de estos dos factores, quizás esperarían una gamberrada como esperaba yo. Y es que el guion de esta película, pese a tener un ritmo excelente, no se toma en serio la misma película.

Vamos a ver a un Predator hacer todo tipo de cosas “humanas”, vamos a ver personajes hacer todo tipo de cosas “frikis” y sin sentido. Vamos a ver situaciones que se resuelven de forma caóticamente cómica, aunque siempre de manera explosiva. Y, por lo visto, se ve que ese no es el espíritu de la saga.

En la primera película, un Arnold Schwarzenegger medio desnudo es capaz de vencer con palos y piedras a un cazador intergaláctico infinítamente mejor equipado y con más experiencia que él. Además, durante toda la película no deja de haber momentos y frases macarras. El mismo guion debe rezumara testosterona al leerlo. En la segunda película, parece que al guionista le divertía meter frases malsonantes en boca del Depredador sin venir a cuento. En la tercera entrega, dirigida por Robert Rodríguez, podemos ver tres cuartos de lo mismo. Pues eso mismo es lo que ocurre aquí, en The Predator, salvo que los protagonistas cuentan con equipamiento singular de esta raza, lo cual les da ventaja en todo momento respecto a otros protagonistas de la saga.

ESP1432420f359520c_0

Ni entre dos pueden con un auténtico Yautja.

También hay mucha gente que se ha quejado acerca de las motivaciones de los Predators. A mí me parece que justamente es lo más interesante de la saga. Los que hayan leído cómics y jugado a videojuegos de la saga, sabrán que los Predator tienen una cultura muy rica y variada, con tipos distintos de clanes y sociedades. ¿Pues tanto cuesta entender que los Predator que se enfrentan en la película sean de creencias y políticas distintas? De hecho es algo que ya ocurría en Predators, la tercera entrega de la saga. Además, cambiando de tercio, destaco que cada pocos minutos hay frases y guiños a las primeras película de la saga. Algo que quizá se pierde un poco con el doblaje al castellano pero que aun así el buen fan sabrá detectar y sonreirá con complicidad. Pues un auténtico fan sabe cuándo un guionista o un director han escrito algo expresamente para él.

No puedo dar mucho más detalle acerca de esto, porque no quiero destriparos nada de forma severa.

Lo que os voy a dar es un consejo muy sencillo. Id al cine, seguidle el juego a la película y disfrutad de su ritmo y sus personajes. Son lo mejor de esta obra y merecen la pena. ¿Que los efectos especiales se hacen en escenas nocturnas para que cuelen más? ¿Y qué? ¿Que los personajes son estúpidos y hacen cosas estúpidas? ¿Y qué? Id y disfrutadla. Y luego discutid en el bar con vuestros colegas la opinión que os merece y con qué os quedáis y con qué no. No es un secreto que este tipo de cine se hace para esto último. Para ir con amigos a verlo y luego comentar la jugada.

No hagáis caso a los críticos de doble rasero que se llevaron el mismo chasco que todos al ver el Episodio VIII de Star Wars pero luego defendieron que la película no se tomase en serio nada ni respetase nada de la saga clásica (porque era la opinión popular y no querían ser el ladrillo que sobresaliese del muro) pero que luego fueron a ver The Predator y se quejaron de que la película no se tomase en serio a ella misma, cuando es algo que la saga en sí hacía muy poco (en Predator 2, Predators y en los dos spin-off con Alien hay muchos momentos de humor protagonizados por un Predator protagonista) y que los tráileres anticipaban claramente (y vuelvo a decirlo… ¡Shane Black al volante! Sí, el de Iron Man 3 y Arma Letal). Nada de lo que estos críticos tan sibaritas os puedan decir os puede arruinar el ritmo ni los personajes de esta película. Vais a reír cuando el guion quiera que riais, os vais a quedar descolocados cuando el guion quiera que os extrañéis (especialmente con las salidas de tono de los personajes) y vais a disfrutar de las animaladas que vais a ver cada pocos minutos. Creedme, la película cuenta con ello y está hecha a ese fin. No pretendía florecer de nuevo el género de la fantasía y la ciencia-ficción. Depredador es una saga de culto y seguirá siendo así.

Esta es mi opinión del filme. Pasado un tiempo, seguramente hablaré de la trama abierta mente como ya hice con Depredador y Depredador 2 en este blog.

Hasta entonces, ¡buena caza, lectores!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s