¡A moverse!

¡Saludos, mis lectores!

Hoy escribo tras jugar un rato a Spacelords, la nueva versión de Raiders of the Broken Planet, un videojuego en tercera persona del género “shooter” y desarrollado por MercurySteam, el prestigioso estudio español que firmó la trilogía Lords of Shadow de Castlevania y artífices también del remake de Metroid: Samus Return para Nintendo 3DS. Con Spacelords, el juego ha pasado a modelo “free2play” y se ha cambiado el sistema de progresión. No obstante, su apuesta jugable me sigue pareciendo fresca y original. El juego es cooperativo y de 1 a 4 jugadores encarnan a los “Raiders”, personajes pintorescos que se embarcan en explosivas misiones contra hordas de enemigos controlados por la inteligencia artificial del juego. Lo interesante, más allá de conocer y dominar a cada uno de los personajes, es que un jugador adicional puede colarse en la fiesta como antagonista, dando soporte a las hordas enemigas tratando de sabotear la misión de los Raiders. Lo cierto es que el juego es divertido, tiene un diseño espectacular y mucha personalidad. Me encantaría que lo conociera más gente y que MercurySteam siga dándole soporte y evolucionando el juego, ya que hasta ahora han escuchado las propuestas de los jugadores y opino que han sabido ir puliendo el juego actualización tras actualización.

Como novedad, deciros que la semana pasada fui al cine a ver The Predator, la última entrega de la saga, dirigida por Shane Black. Sólo puedo decir que la película me gustó y que la fui a ver dos veces. Es cierto que al principio cuesta seguirle el rollo, ya que choca mucho el tono y el estilo de personajes protagonistas… pero lo cierto es que la película derrocha acción, tiene muy buen ritmo y unos personajes carismáticos y muy “encariñables”. Sin duda es una película rara. Pero en mi opinión, hoy en día las películas de este tipo deben hacerse así porque no tiene sentido dirigirlas como hace 30 años. Es posible que pronto haga una reseña más a fondo, quizá con algún que otro destripe de la trama, ya que en el pasado reseñé otras películas de la saga y soy fan de todas ellas.

Esta semana he presentado mi propuesta de artículo científico a mis directores. Estos días lo estarán leyendo para pulirlo y espero que la próxima semana podamos mandarlo ya a revista, a fin de terminar seguidamente el manuscrito de mi tesis doctoral y depositarla. Lo cierto es que me cuesta estar parado, así que estos días me he puesto a hacer varias cosas extra. La primera seguir pintando miniaturas. He estado pintando el bando de Nighthaunts de la caja Soul Wars de Warhammer: Age of Sigmar. Esta tarde he repasado las reglas de Kill Team y tengo casi a punto mi comando de Necrones para jugar mi primera partida de liga mañana en el centro Games Workshop de mi pueblo. Tal vez suba alguna foto de la partida o de las miniaturas pintadas. Lo cierto es que no estoy muy satisfecho con mis sesiones de hobbie… no por el resultado, que me parece más que aceptable, sino porque creo que me lleva demasiado tiempo pintar miniaturas que no deberían dar tanto trabajo. Soy muy exigente conmigo mismo y me cuesta tener paciencia cuando quiero aprender rápido y mejorar en cualquier actividad que realizo. También sigo yendo al gimnasio, aunque no tanto como me gustaría (y debería), la verdad.

El próximo sábado reanudaré por fin mis dos podcasts para encauzar su nuevo curso. En Logro desbloqueado aún no he decidido de qué juego hablaremos, pero en La Biblioteca de Tizca hablaré acerca de los tres Ordos Majoris de la Inquisición. Además, a finales de mes tendrá lugar por fin mi viaje a Reino Unido para visitar Warhammer World en Nottingham. El viernes 28 tomaré un vuelo desde Barcelona hasta Birmingham (he tenido que elegir Vueling porque Ryanair providencialmente decidió que era buena idea hacer huelga justo ese fin de semana) y de allí tomaré tren junto a un colega hacia Nottingham, donde pasaremos la noche. La idea es reunirnos los que vamos a Warhammer World y pasar todo el día allí, comprar algunas cosas, pasarnos por la Taberna de Bugman y luego volver por la noche, llegando a Barcelona de madrugada.

También esta semana he estado revisando y tratando de mejorar el reglamento del juego de mesa Hell’s Rising: Dante’s Adventure. Llevo mucho esperando que llegue mi copia del juego a casa, pero parece que la cosa se demora hasta el aburrimiento. De mientras, he podido catarlo de la mano de un amigo que ya lo tiene. Para nuestra sorpresa, nos resultó imposible montar el juego y jugar una partida entera porque no nos aclarábamos con el reglamento. Así que tomé la iniciativa de pulirlo y tratar de aclarar ciertas dudas y ambigüedades a fin de que el juego sea totalmente disfrutable. Opino que hubo un buen trabajo artístico y que el juego refleja mecánicas interesantes de otros juegos de mesa del estilo La Furia de Drácula o Blood Rage. Así que merece la pena que el reglamento sea lo más claro posible para que la experiencia sea totalmente satisfactoria. Mi intención es, tras haberlo solucionado y haber jugado algunas partidas para probar el equilibrio general del juego, publicar mi propuesta de reglamento corregido en BoardGameGeek a fin de que esté disponible para todo aquél que esté interesado por el juego.

Esto es lo que he hecho estos días y lo que espero de lo que queda de setiembre. Espero que os esté yendo todo muy bien. Gracias, como siempre, por pasaros por mi blog a curiosear y seguir mi ir y venir. Un saludo especial a Alba y a Effy, quienes amablemente me preguntaron un par de dudas sobre el juego de cartas de Bloodborne. Un saludo y gracias a Byor, siempre mandándome ánimos cuando ve que me enfrento a mi “marea gris” de miniaturas por pintar.

¡Hasta pronto, gente!