Han Solo: un excelente western espacial

¡Saludos, mis lectores!

Ya tenemos cerca el verano, aunque en Girona parezca todo lo contrario con días tormentosos y grises. Aunque si uno echa la vista atrás, esta era el compás primaveral habitual del imprevisible clima mediterráneo, años atrás. A cobijo de la lluvia, os vengo a contar a qué me he dedicado estos días.

Mi buena racha sigue en el terreno laboral, sin percances ni tareas extraordinarias. Mi sistema funciona y, poco a poco, cada vez ofrece resultados más acordes a ejemplos con medidas reales. Cuando uno lo explica, no parece muy difícil hallar una estructura de datos y un algoritmo de tratamiento que explique el comportamiento del sol, del cielo, y del intercambio térmico entre edificios en un entorno urbano. Pero ha sido un largo viaje de más de un año hasta llegar a dónde estamos hoy. Lo he pasado muy mal con esta etapa de la tesis doctoral, pero los resultados me parecen satisfactorios y espero que todo termine llegando a un buen puerto. Sea como sea, es placentero llevar ya un mes dedicándome únicamente a lo que más me gusta e interesa en mi trabajo. Y eso, siempre se nota en cómo se resuelve todo, plazo a plazo.

Dejando el trabajo aparte, el pasado domingo fui a ver “Han Solo” al cine. No tenía muchas expectativas, pues si habéis seguido mis reseñas sobre los últimos capítulos cinematográficos de Star Wars, me fueron pareciendo cada vez más decepcionantes. Y tanto a mi novia como a mí nos frustra ver cómo las campañas de publicidad pagadas y “machaconas” logran que la mayoría de la gente que salió enfadada del estreno del Episodio VIII, hoy la defienda por miedo a sobresalir del muro de la crítica.

1516203951-hansolo

Aún con todo en contra, “Han Solo” me gustó mucho y os voy a hablar de ella sin entrar en destripes. Lo principal de la película es el ritmo y la combinación de muchas pequeñas decisiones acertadas: me pareció entretenida, amena, bien guionizada, con una banda sonora insuperable y con todas las pequeñas gotas de trasfondo que todo fan de la saga esperaba descubrir por primera vez en la gran pantalla. Y lo más importante, sin cambios ni distanciamientos muy superlativos respecto al viejo canon, el del llamado “Universo Expandido”.

Lo primero que creo que hay que tratar es el protagonista: en mi opinión, Alden Ehrenreich lo tenía absolutamente todo en contra… tenía que estar doblemente a la altura de un clásico del cine. Primero a la altura de encarnar al carismático Han Solo y, además, a la altura de ser comparado con nada más y nada menos que el legendario Harrison Ford, quien dio cuerpo y carácter a personajes cuanto menos emblemáticos de la fantasía y la ciencia-ficción durante casi tres décadas. Para mí, la unión de un buen guion con la interpretación de este joven actor (de apenas 28 años) ha logrado el milagro. No, no podemos decir que Alden Ehrenreich sea el Harrison Ford de esta década. Tampoco podemos decir que tenga el carisma de Han Solo. Pero creo que sí da el pego perfectamente para encarnar a este “prototipo” de Han Solo. Mostrar un Han Solo a ratos temerario y a ratos cobarde, como bien mostraba en el Episodio IV este contrabandista. Si algo ha destacado siempre en el perfil de Han Solo, ha sido su suerte. En el canon del Universo Expandido, siempre se dijo que, cuando se juntaba el binomio Han-Chewbacca, no había obstáculo que no pudiesen resolver por la increíble suerte combinada de ambos (a veces incluso achacada a los designios de la propia Fuerza).

han-solo-in-solo-a-star-wars-story-2018-movie-ka

Respecto al resto del reparto, incluso con mis prejuicios a actores secundarios como Emilia Clarke, sobre la que volqué todo mi desprecio tras defenestrar un personaje tan icónico como Sarah Connor en “Terminator Genesis”, opino que todos me sorprendieron con su interpretación. Los Kasdan, padre e hijo, han logrado crear uno de los mejores guiones de la saga. Algo que no tiene mucha dificultad pero no por ello hay que dejar de reconocerles el buen trabajo. Dudo que alguien me sepa recordar cinco nombres de protagonistas de Rogue One. Incluso es posible que muchos ni sepan nombres de personajes importantes de los Episodios VII y VIII. Os aseguro que al terminar la película, os gusten más o menos los personajes, recordaréis su nombre y comprenderéis su perspectiva respecto a los distintos enredos de la trama. ¡Y ninguno os va a parecer forzado! Todo encaja. Es difícil hacer una precuela, porque todo el mundo sabe dónde va a terminar el río. Pero los Kasdan saben dar pequeñas vueltas para mantenerte entretenido. Y ninguno sobresale de ese gran río, pero sí cambia los colores y las corrientes para que la película no te aburra. Me gustó Han, me gustó Q’ira, me gustó Chewbacca (aunque quizás podría haber brillado un poco más), me gustó mucho Tobias Beckett… ¡incluso me gustó Lando Calrissian! Que es un personaje que no me caía bien ni me gustaba en su aparición en la trilogía clásica.

Pero no todo lo hacen los actores, el guion es importante. Desde el primer momento, se le da a Han Solo una motivación muy clásica en su empeño. Pero sin quererlo, se verá envuelto en asuntos mayores de los que tendrá que salir tan airoso como pueda. No por colaborar, sino por sobrevivir. Y es que Han es, ante todo, un superviviente muy cabezota. La trama así lo refleja constantemente. No es un héroe, no toma siempre buenas decisiones, aunque sí muestra empatía y buen corazón. A los guionistas les podría haber dado por ir a la Wookiepedia y leer todo el pasado de Han Solo según las novelas, comics y videojuegos clásicos. Y mostrarnos uno tras uno todos los momentos que esperábamos ver: cómo abandonaba Corellia de joven, cómo pasaba una época en el Imperio Galáctico, cómo conocía a Chewbacca y este se unía definitivamente a su destino, cómo ganaba el Halcón Milenario en una apuesta contra Lando Calrissian. Sí, vamos a ver en la película todos estos momentos, pero no de la forma que esperas.

La banda sonora, además, enmarca cada momento con mezclas de las piezas clásicas de la saga. ¡Y con maestría! Pues en una escena el Halcón Milenario es perseguido por cazas y sonará una reversión del mismo tema del Episodio IV de cuando Chewbacca pilota y Han dispara a los Cazas TIE Imperiales junto a Luke, desde las torretas de la nave. Cuando llegue la escena de la carrera de Kessel, sonará una reversión del tema del campo de asteroides del Episodio V. Me pareció algo magistral la sensación de “dejà vu”. Ya que el espectador tiene recuerdos de algo que él conoce pero que los protagonistas aún no han vivido. Y no puede hacer otra cosa que sonreír recordando lo que los aventureros que está viendo en la pantalla, terminarán viviendo dentro de unos años. Así es como debe hacerse una precuela.

carrie-nugent-says-empire-strikes-back-got-asteroid-fields-wrong

Os he hablado de los actores, del guion, de la banda sonora… ¿qué más podría añadirse a la mezcla? Pues algo esencial. Un ingrediente que ha escaseado los últimos años en los que ha primado el negocio y la sorpresa por encima del guiño a los fans. Algo que se ve más en los spin-off que en las entregas principales. Amor por la saga. Desde los primeros minutos, veremos cameos y referencias a personajes clásicos. Algunos de ellos, muy tangenciales. Estas referencias apuntan a la trilogía clásica, a la trilogía actual e incluso a la serie Star Wars Rebels. Por haber, hay hasta un pequeño y ligero guiño al videojuego Shadow of the Empire. Y lo que más me gustó en este punto: podrían haber hecho de cualquier manera el viejo carguero ligero modelo YT-1300 llamado Halcón Milenario. Pero decidieron mostrarlo en azul, como siempre se nos presentó en novelas y videojuegos clásicos. ¿Para qué crear una versión nueva? Si los nuevos fans no conocen cómo era la nave y los fans viejos amarán verla tal cual la conocieron en el Universo Expandido.

d33bc3cd00cd44c5c62a0c96d926f971

Las críticas de la gente en las redes están siendo muy positivas. Pero parece que la gente sigue ofendida porque muchos amemos estas películas spin-off por encima de la trilogía principal actual. Lees en las redes cosas tipo “ibas bien, hasta que has llorado por el Episodio VIII”. Yo opino que vas bien mientras tengas juicio propio y opinión. Tenemos derecho a que nos gusten algunas películas y otras no, incluso dentro de una misma saga. No veo este mismo afán de defender lo indefendible en Alien. ¿Alguien defiende Alien 3 porque Alien y Aliens son buenas películas? ¿Por qué los que no nos tragamos las provocaciones y incineraciones directas del Episodio VIII somos los llorones? Si ahora hablamos bien de una película y cargan contra nosotros porque no nos gustó la anterior. Le pese a quien le pese, “Han Solo” está funcionando. Está recaudando y está siendo aplaudida. No es la mejor película de la historia. Pero cumple su función: entretener y divertir al espectador con personajes interesantes y relaciones apasionantes entre ellos. No me importa quién hizo el casting, ni si habló o no con George Lucas. Tampoco me interesa quién eligió los guionistas ni tampoco si Disney metió mano o tijeras en la producción. Simplemente felicito a los autores por su trabajo porque todos esos pequeños engranajes giran al mismo son y son compatibles. Y, por lo tanto, esta película va a gustar tanto a los neófitos como a los fans más antiguos y exigentes. Ese es el auténtico mérito de Han Solo: la demostración de que un spin-off puede lograr lo que la trilogía nueva perdió en el primer asalto.

En resumen: Han disparó primero. Y alcanzó en el corazón a nuevos y viejos aficionados. Ahora, a ver qué hacen con Obi-Wan y con el Episodio IX después de esto.

Hasta la próxima, amigos.