Fiebre de aventuras gráficas

¡Saludos, mis lectores!

Os escribo para contaros qué tal me está yendo estos días, con la normalidad y la rutina ya reinstauradas en mi entorno.

En cuanto al trabajo, pues ya está todo listo para mi ponencia en el CEIG’18 (Congreso Español de Informática Gráfica, lo que vendría a ser el evento más puntero de este campo en España), en Madrid, el próximo junio. No podía deciros en qué trabajaba hasta ahora porque el envío de artículos es anónimo hasta que es aceptado por los revisores. La verdad es que tuve una revisión muy generosa, pues cuatro de los revisores aprobaron sin más el artículo mientras que uno sí me pidió unas cuantas correcciones y extensiones que nos han ido muy bien para enriquecer el trabajo. Pero una vez pasada la revisión y aceptado en el programa de ponencias, ya puedo avanzaros información. Así pues, del 27 al 29 de junio estaré en Madrid para presentar un trabajo que forma parte del segundo capítulo de mi tesis doctoral sobre simulaciones de energía solar. Además de esto, sigo trabajando en el cierre de dicha tesis, a contrarreloj para tratar de depositar antes de verano.

header-CEIG18

Estos días también he reactivado todas mis aficiones. He puesto en marcha de nuevo mis programas de radio, tanto Logro desbloqueado el pasado sábado como La Biblioteca de Tizca ayer, y trato de mantener también un buen ritmo de publicaciones en mi blog, dejando siempre constancia de mis pensamientos, sentimientos y aficiones.

Justamente el título de hoy viene de una fase nostálgica que estoy atravesando. Hace un par de viernes, me dio por desempolvar una colección antigua de videojuegos de ordenador, del año 99, para comprobar si alguno de ellos funcionaba en Windows 10. Para mi sorpresa, tanto Broken Sword como Prisoner of Ice funcionaron a la primera. Por desgracia, Dragon’s Lair II, Ace Ventura: Detective de mascotas o Mortadelo y Filemón: La máquina meteoroloca no funcionan correctamente. Algunos de ellos fallan porque tienen instaladores o lanzadores compilados en 16 bits, mientras que los sistemas operativos de hoy en día sólo trabajan con 32 o 64. Otros fallan debido a librerías antiguas o características que los sistemas operativos de hoy no pueden emular.

brokensword

Broken Sword, una de las aventuras gráficas más legendarias que se recuerdan.

Al no poder jugar a tantos de estos juegos, sobre todo del género de aventura gráfica, que era mi favorito cuando tenía 13 años, no me quedó otra opción que buscar en Youtube vídeos y guías del juego para rememorarlos. Mientras saltaba de vídeo en vídeo, recordé un juego antiguo llamado Morpheus, que se grabó con actores reales y que trataba sobre un barco perdido y atrapado en el ártico, cuyos misterios el protagonista debe revelar si quiere descubrir qué le pasó a su padre, desaparecido más de 20 años atrás. El caso es que recordaba perfectamente los “tráilers” del juego cuando FX Interactive lo sacó en España a principios de la década pasada, pero no sé por qué extraño motivo estaba convencido de que tenía dicho juego en mi colección, cuando no era así. Quizás alguien me lo prestó una temporada, tiempo atrás, o tal vez lo tuve pirata en aquella época. El caso es que finalmente me hice con una copia original del juego, perfectamente conservada, buscándolo por eBay. Este juego se desarrolló sobre el motor Quicktime 3.0 y Quicktime VR, de forma parecida a otros grandes títulos como Expediente X: El videojuego. Pero a diferencia de este último, Morpheus da problemas al ejecutarse en Windows 10. Se cuelga al grabar o cargar la partida, en el momento en que el juego recurre al sistema operativo para abrir un explorador para elegir la localización de los ficheros de guardado…

Morpheus-Pc

Morpheus, una aventura gráfica muy inmersiva de 1998.

Así que no me ha quedado otra que volver a meterme en el mundo de las máquinas virtuales. Saqué el polvo a los discos de instalación de Windows 98 y de Windows XP y me instalé y configuré dos máquinas virtuales mediante VMWare para tratar de ejecutar con éxito los juegos. La máquina de Windows 98 no me sirvió, porque por algún motivo no me reproducía audio y no me permitía usar aceleración 3D, característica requerida por algunos de los títulos que quiero volver a jugar. La de Windows XP, sin embargo, ha funcionado de maravilla. Basta con ajustar en las propiedades de cada aplicación el modo de compatibilidad con Windows 98, realizar las instalaciones completas siempre que estén disponibles e instalar un DirectX 8 y un QuickTime 5.0 (este último en modo de vídeo GDI) para que todo vaya sobre ruedas.

¡Y aquí estoy! Esperando a que Windows Update termine de actualizar todo, con los accesos directos en mi escritorio virtual de Ace Ventura, Expediente X, La máquina meteoroloca, Morpheus, Terror Espanto y Pavor, The Longest Journey y Traitor’s Gate. Cabe decir que Expediente X: El Videojuego y The Longest Journey sí son perfectamente funcionales en Windows 10 si se configuran correctamente, pero ya que estaba creándome esta máquina virtual para aventuras gráficas, pensé que estas dos no podían faltar pues son de mis favoritas de todos los tiempos. Me queda añadir las dos primeras de Broken Sword, que tengo la fortuna de tener las versiones clásicas originales en castellano y no esas versiones refritas que hay ahora, que parecen no gustar a nadie. Cuando tenga la colección lista, copiaré esta misma máquina virtual a mis otros dos ordenadores, para tener mi colección nostálgica de aventuras en todos los entornos.

515640-playstation-cumple-20-anos-nuestros-recuerdos

Expediente X: El Videojuego, otra genial y no muy conocida aventura gráfica de 1998.

Ya me veis, entretenido con esto en lugar de leyendo mis típicas novelas de La Herejía de Horus o viendo películas de superhéroes, que aún me faltan un par para estar al día del todo. De hecho, ayer por la noche miré seguidos cuatro episodios de la serie clásica Expediente X, efecto provocado por volver a jugar al videojuego. Lo gracioso es que a mi novia le ha picado también el gusanillo de explorar en Morpheus, quizás porque le gustan los juegos de mesa de misterio, especialmente los del tipo “Escape Room”, que tan de moda están (y que tan poco me gustan, la verdad). Así que planeamos apalancarnos en el televisor del salón con el mando de Steam para tratar de pasarnos alguna de estas aventuras.

¡Y esto es lo que he estado haciendo estos últimos días! Ya veis, me ha dado por ahí con la vena nostálgica. Será la edad… en fin, espero que estéis pasando un buen mes de mayo. A ver si el clima se comporta y empieza a hacer más tiempo de helado, playa, barbacoa y piscina. Por mi parte, llevaré la temperatura tan bien como pueda, aunque soy más de clima frío.

¡Hasta la próxima, lectores!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s