La Herejía de Horus

herejia

El cielo de Terra está ennegrecido por un velo de polvo y cenizas.

Gigantescas fisuras agrietan la superficie del planeta, y sus placas tectónicas protestan por las presiones a las que se ven sometidas. Las cordilleras se estremecen, los océanos se evaporan y quedan reducidos a desiertos baldíos. Del oscuro cielo llueven sangre y ceniza. Los coros de astrópatas entonan malos presagios y la humanidad enloquece de terror.

La flota de Horus ha entrado en la órbita de este mundo desolado. La aguardan los defensores de Terra, prestos para entrar en combate.

Será una batalla entre hermanos, y el destino del universo depende de ella.


Pues empiezo mis reseñas de juegos con un peso pesado: “La Herejía de Horus”, editado por Fantasy Flight Games y distribuido en España por Edge Entertainment.

Género: Se trata de un juego de estrategia para 2 jugadores

Duración: Moderada para tratarse de este género. Normalmente de dos a tres horas por partida.

Dificultad: Media/alta. Es de esos juegos fáciles de aprender y algo difíciles de dominar. Sin duda en las primeras partidas habrá detalles que aprender y pulir para sacar el máximo partido al juego.

Precio: 100€ (¡Efectivamente! Aunque os aseguro que no es sólo porque lleve el logotipo de Games Workshop en la caja, luego me explico)

Ambientación: La temática transcurre en el trasfondo de Warhammer 40.000, con lo que si no te atrae este universo es posible que el juego no te interese o que te pase completamente desapercibido. En pleno milenio 31, Horus se alza contra el Emperador, ayudado por los dioses del Caos. Dispuesto a asesinar a su antiguo líder, el ejercito de Horus llega a Terra y, después de bombardear la superficie, asalta el Palacio del Emperador. A partir de este momento, Las fuerzas del Imperio intentarán aguantar la embestida hasta que el grueso de sus fuerzas lleguen a la Tierra, mientras Horus intenta acabar con el Emperador antes de que esto suceda.

Objetivo del juego: Hay varias formas de alcanzar la victoria. El jugador Traidor puede ganar la partida matando al Emperador o, de forma opcional, también puede ganar la partida si ocupa los 4 espaciopuertos del mapa principal, pues ello le proporciona los medios necesarios para anegar Terra con als interminables fuerzas del Caos. El jugador Imperial puede ganar la partida matando a Horus, cercenando la ponzoñosa cabeza ofidia del Traidor. Y como éste, también puede ganar la partida si ocupa los 4 espaciopuertos del mapa principal, impidiendo así que su adversario pueda poner pie en Terra. No obstante, el tiempo corre a favor del Imperio, pues mietnras resiste el ataque del Traidor, legiones de leales Marines Espaciales surcan el espacio disforme en dirección a Terra para interrumpir el asedio del Caos. Si el medidor de tiempo del juego llega a su fin, estas tropas habrán llegado y el jugador Imperial ganará la partida.

Tablero: El tablero del juego es bastante grande, midiendo casi 90×60 cm. Notaremos en primer lugar que está dividido en dos zonas: el mapa principal y el mapa estratégico. Y que las edificaciones del escenario son tridimensionales, dando bastante más inmersión a las partidas. En el mapa principal veremos todas las regiones de Terra, incluyendo los 4 espaciopuertos a controlar, 3 complejos industriales del Imperio, 3 fortalezas defensivas y el propio Palacio del Emperador en pleno centro del campo de batalla. En el mapa estratégico vemos una versión reducida del mapa principal, en la que indicaremos mediante cartas las acciones que queremos realizar. También veremos un mapa del Espíritu Vengativo, la nave insigna del Señor de la Guerra, desde dónde él en persona controla el asalto a Terra y manda los desembarcos de tropas traidoras para invadir Terra.

Captura de pantalla 2014-04-30 a la(s) 11.39.07

Mapa Principal del tablero

Mecánica: El juego transcurre durante una serie de rondas de duración variable en las que ambos jugadores se alternan para realizar acciones. Aquí precisamente reside una de las gracias del juego, ya que cada acción vale X puntos y hace desplazarse una ficha a lo largo del marcador de iniciativa situado en la parte inferior del tablero. Un jugador irá realizando acciones hasta que su ficha de marcador de iniciativa avance la ficha del contrario. En este momento, terminará el turno del jugador actual y comenzará el del siguiente jugador. Además, cuando se produce un cambio de iniciativa, se libran batallas en cada zona del mapa estratégico que contenga tropas de los dos bandos al mismo tiempo.

Controlar el ritmo de la partida es muy importante. El jugador Imperial puede tratar de hacer que la partida corra muy rápido realizando acciones caras para alcanzar el límite del marcador de iniciativa representando así la llegada de los refuerzos que interrumpirán la invasión del bando Traidor, pero esto tambien podría conseguir que su oponente realice más acciones durante su turno si se administra bien.

Para realizar acciones, un jugador puede jugar cartas directamente desde su mano pagando su coste avanzando X casillas su ficha en marcador de iniciativa. También puede dejarlas en el mapa estratégico desde su mano y jugarlas el siguiente turno, reduciendo drásticamente su coste. De este modo, en cada región del mapa estratégico se va formando una pila de cartas de acción de ambos jugadores, que se resolverán por orden. Existen 4 acciones diferentes a realizar:

  1. Jugar una carta de acción desde la mano a cambio de su coste en puntos de acción
  2. Bajar una carta de acción de la mano a una región del mapa estratégico a cambio de un punto de acción
  3. Mover la primera carta de un montón de acciones al fondo del mismo, postponiendo las acciones del rival, a cambio de un punto de acción
  4. Resolver la carta superior de una pila de acciones del mapa estratégico

Las cartas de acción permiten movimientos sencillos como iniciar combates de X rondas de duración, mover tropas entre regiones o colocar refuerzos en el tablero.

playing_pieces

Ejemplo de algunas miniaturas y fichas de héroe

El juego cuenta con más de un centenar de miniaturas que representarán las tropas de los dos bandos que se enfrentan en batalla. Hay escuadras de Marines Espaciales y Marines Espaciales del Caos, hay divisiones acorazadas de tanques y legiones de infantería de la Guardia Imperial, hay todo tipo de demonios del Caos e incluso los gigantescos Titanes. Todas estas miniaturas van montadas en unas peanas que cumplen dos funciones: indicar con el número de puntas de la peana el poder de combate de la unidad y sujetar las fichas que indican el daño recibido por la propia unidad a medida que participe en combates. También hay escuadrones de naves Thunderhawk que permiten desplazar tropas más rápidamente por el escenario. Una de las gracias del juego es también que al principio de la partida, el jugador Traidor puede tratar de corromper algunas de las unidades de la Guardia Imperial, a fin de reducir los efectivos del bando del Emperador y empezar a desquebrajar sus defensas desde dentro.

También hay unas fichas grandes con peana que representan a personajes especiales, como los 6 Primarcas participantes en la contienda, el mismísimo Horus o el mismísimo Emperador. Estos personajes pueden acompañar a las tropas y darles soporte en combate, ya que tienen una gran resistencia en batalla y otorgan efectos especiales a las tropas de su bando. Por fidelidad a esta batalla histórica, el Emperador cuenta con la ayuda de los Primarcas de los Cicatrices Blancas, los Ángeles Sangrientos y los Puños Imperiales, mientras que Horus cuenta con los Primarcas de los Devoradores de Mundos, los Hijos del Emperador, la Guardia de la Muerte y los Mil Hijos. El daño que reciben los héroes se representa mediante fichas en un marcador del tablero.

Opinión: La Herejia de Horus es un gran juego de tablero. Sus opciones estratégicas y tácticas son abundantes y no depende tanto del azar como otros juegos del género, ya que los combates y las acciones se libran usando cartas. Además, el aspecto del tablero es impresionante (la cantidad de miniaturas distintas y bien detalladas, además de los edificios de plástico para añadir relieve al escenario cumplen con creces su cometido). La mecánica también es muy original, con el sistema de iniciativa y las pilas de acciones. Y por si fuera poco, el juego también incluye un libreto con 6 escenarios distintos que cambian la configuración inicial del juego, los eventos que sucederán y los componentes disponibles para la partida, añadiendo un poco más de variedad para que el juego no sea siempre exactamente lo mismo. También dan mucho juego los héroes, contando cada uno con una habilidad distinta aunque todas útiles en batalla.

la-herejia-de-horus

Algunos de los muchos componentes que incluye el juego

Conclusiones: El juego cuenta con muchas características positivas, como son la variedad y cantidad de componentes, su espectacular tablero, su amplio trasfondo y jugabilidad y el acabado general de todas las cartas y miniaturas. El sistema de iniciativa funciona muy bien y hace el juego muy original, al igual que la asimetría de jugabilidad de los dos bandos. Por último, hay que resaltar el buen equilibro del juego, aunque en las primeras partidas puede dar la sensación de que los bandos están desigualados. Por otro lado, hay tres puntos clave que hacen que el juego pierda enteros en su popularidad. El primero y más evidente es el precio: ¡¡¡100€!!! Aunque en mi opinión los componentes del juego, su acabado y su jugabilidad bien los valen, la gente no está acostumbrada a pagar tan alta cifra por un juego (aunque otros como Arkham Horror, Runewars o StarCraft no se quedan atrás tampoco en precio). El segundo punto negativo es que si no te gusta el mundo de Warhammer 40.000, este juego quizá no te interese porque no conocerás la importancia y el significado de esta legendaria batalla, aunque es de lejos la más importante y decisiva de todo el universo de Warhammer 40.000. El tercer punto negativo es que el tablero se podría haber diseñado mejor a la hora de guardarlo, ya que se repliega sólo con dos dobles y esto puede hacer que se blinque o incluso que se desquebraje un poco en alguna esquina. Es inaceptable que el peor acabado de un juego de tablero sea el propio tablero. ¡Y más aún viendo el mimo y detalle que han puesto en todos los demás componentes!

Recomendación: A los que quieran probar un juego diferente, con una jugabilidad original y un buen acabado y detalle en sus miniaturas, este es su juego. A los amantes de Warhammer 40.000 y su trasfondo, ¡este es su juego! Pero siempre buscando comprarlo en sitios en los que haya algún descuento, pues no están los tiempos como para dejarse tal cantidad en un juego de mesa. Aunque por supuesto esta es mi opinión, puesto que hay gente que se gasta 400€ en una videoconsola para jugar solo o en un smartphone o tablet, así que la cosa va a gustos. También recomiendo a los más manitas, dar algo de color adicional a las miniaturas, especialmente al bando Imperial que son grises. El juego gana mucho en estética. Os pongo un par de fotos de mis miniaturas pintadas, para que veáis un ejemplo.

Imperio - Marines Espaciales

Imperio -Divisiones Acorazadas

Eso es todo por hoy. Espero que os haya interesado un poco mi primera reseña de juegos de tablero. Próximamente espero mostraros alguno más de los que tengo en mi arsenal.

¡Hasta la próxima!

Un comentario en “La Herejía de Horus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s